Blog

Flora intestinal, probióticos y Life 9


Seguramente a estas alturas ya todos habéis oido hablar de la flora intestinal, pero… ¿y si os digo que no existe ninguna flora y que nada tiene que ver con la vegetación? No penséis que, al definirlo como “flora”, es que nos crece algún tipo de vegetación en nuestro intestino, sino que se refiere a esos millones de bichitos o bacterias en nuestros intestinos encargados de darnos salud. Y pensaréis, ¿cómo? ¿bacterias que nos dan salud? Pues sí queridos amigos, estas bacterias son tan importantes para nuestra salud física como mental. ¿Mental? (cara de no entender nada)…pero, empecemos por el principio.


Una vez leí, no hace mucho, que nuestro intestino tiene la misma complejidad que nuestro cerebro. En este momento se me volvió a poner la misma cara de pócker de no entender nada, la cual ha ido cambiando con el paso del tiempo a empezar a entenderlo todo.


Al poco tiempo, asistiendo a unos cursos sobre aceites esenciales, me cuentan que existen estudios médicos que narran que se han encontrado células cerebrales en el intestino y, poco a poco, cada vez más, empiezo a escuchar que nuestro intestino es nuestro segundo cerebro. A partir de este momento me empieza un ansia por querer saber de qué me están hablando. Así, escucho un día en la radio una entrevista a una doctora especialista, la Dra Arponen, decir que no sólo el intestino podía tener la misma complejidad que nuestro cerebro, sino incluso hasta ¡¡¡un poco mayor!!! Increíble. Y aquí va el tema.


El nombre correcto de lo que conocemos como flora intestinal es microbiota y se refiere a los billones de microorganismos que se encuentran en nuestros intestinos, concretamente la ciencia habla de 38 billones de bacterias, levaduras, hongos, y virus bacteriófigos que componen el grueso de la microbiota. Sin duda es un ecosistema extremadamente rico, diverso y muy complejo y mantener su equilibrio es básico para mantener un buen estado de salud. Es más, sabías que cuando existe una descompensación en el número de estos bichitos en nuestro organismo puede llevar asociado el aumento de la exposición a enfermedades tan variopintas como un colon irritable, Alzheimer o, incluso, depresión. Sí amigos, ¡depresión! Y pensaréis ¿Pero qué tiene que ver? Cada vez son más los científicos y estudios que hablan de un eje intestino-cerebro y cómo la salud intestinal se encuentra íntimamente ligado con la salud emocional.


CONCEXIÓN ENTRE EL INTESTINO Y NUESTRAS EMOCIONES


Las paredes de nuestros intestinos se encuentran cubiertas por multitud de receptores con los cuales se comunican los microorganismo presentes en el intestino transmitiendo así distintas señales. Estos receptores, que no son más que proteínas que, a modo de antenas, pueden recibir señales. Sustancias que se liberan en nuestro intestino (de la alimentación o de las baterías intestinales) se reconocen a través de estos receptores y como éstos están contectados al cerebro a través de los nervios, estas señales del intestino también llegan a nuestro cerebro donde regulan gran cantidad de procesos y emociones.


¿CÓMO SABER SI MI INTESTINO TIENE UNA MICROBIOTA SALUDABLE?


Para empezar examina tu alimentación. El exceso de harinas, productos enlatados, productos procesados, bajo nivel de ingesta vegetal o alimentación cruda, etc. puede derivar en una microbiota con poca salud.





Signos que pueden indicar que debes empezar a prestar especial atención a tu intestino son:

  • acné repetitivo

  • diarreas sucesivas o estreñimiento crónico

  • bruscos y frecuentes cambios de humor

  • frecuentes gripes y resfriados

  • cansancio continuado, fatiga

  • erupciones en la piel


Los antibióticos son grandísimos enemigos de nuestra flora intestinal, provocando una gran alteración de la microbiota, especialmente en los niños.

Sin duda, lo primero que tienes que hacer es escucharte, escuchar a tu cuerpo, que te habla en forma de estas alteraciones y empezar a darte/darle amorcito y, por supuesto, probióticos.


Recuerda que, si necesitas tomar antibióticos, hay muchas otras maneras de tomarlos sin necesidad de que sean de laboratorio. Existen muchas otras maneras más naturales de dar a tu cuerpo un apoyo al sistema inmune en la lucha vírica/bacteriana. Para ello los aceites esenciales son unos perfectos aliados. Os puedo decir que mis catarros me duran 2 días. Hasta el punto que, confío tanto en ellos, que también se los aplico a los más peques de la casa. Aceites como el orégano, tomillo, la mezcla Thieves son suuuper recomendables para tomar en momentos griposos.


PROBIÓTICOS. ¿QUÉ SON Y PARA QUÉ SIRVEN?


Cuando hablamos de probióticos nos referimos a esos bichitos o microorganismos vivos que aportan un beneficio a la salud cuando los administramos en cantidades adecuadas.


Los mejores médicos se refieren a que la prevención es la mejor cura, atender a una alimentación rica en probióticos es esencial para obtener unos niveles óptimos de microbiota de una manera natural.


En definitiva, como podréis apreciar, es innegable la relación entre nuestra alimentación, nuestro estilo de vida, nuestra salud y nuestras emociones. Una buena alimentación, hábitos de vida equilibrados, practicar deporte con frecuencia y el consumo de probióticos con cepas específicas son algunas de sus recomendaciones.


Pero no sólo podemos aportar los probióticos a través de la alimentación, también a través de complementos alimenticios, ahora sí, ¡cuidado! No todos son iguales ni todos son recomendables. Han de cuidar muy muy bien qué cepas (familias de bacterias) incluyen y cuantos microorganismos contienen., ya que existen marcas que se venden como probióticos pero únicamente contienen una cepa. En este sentido, Young Living diseño un complemento probiótico denominado Life 9 con 9 cepas probióticas para el apoyo y mantenimiento intestinal de espectro completo.


¿QUÉ ES LIFE 9 Y QUÉ CARACTERÍSTICAS TIENE?


Probiótico Life 9, diseñado por e Dr. Gary Young

Life 9 es un potente probiótico diseñado por el Dr. Gary Young, patentado exclusivamente por Young Living y que se compone de 9 cepas diferentes, con un total de 17 mil millones de cultivos activos.


  1. Lactobacillus acidophilus

  2. Bifidobacterium lactis

  3. Lactobacillus plantarum

  4. Lactobacillus rhamnosus

  5. Lactobacillus salivarius

  6. Streptococcus thermophilus

  7. Bifidobacterium breve

  8. Bifidobacterium bifidum

  9. Bifidobacterium longum

Los beneficios de tomar Life 9 frente a cualquier otro probiótico es clara; en una sola toma estás aportando a tu organismo 17 mil millones de cultivos activos resistentes a permanecer vivos y activos hasta llegar a nuestro intestino grueso. Es por esto que dentro del amplio mercado de probióticos, nos encontramos con productos de altísima calidad, como el Life 9, y otros de dudoso potencial terapéutico, bien por falta de cepas, por falta de cultivos activos o por la integridad de los cultivos que aportan.


Tomar conciencia de esto es imprescindible para cambiar nuestros hábitos.


Si quieres empezar a quererte y cuidarte y quieres probar este producto con descuento contáctame. También puedes adquiridlo directamente en la tienda de Young Living

32 vistas

© 2023 hecho por Raquel. Creado con Wix.com

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now